VER CON LOS OJOS DEL PADRE (marco de realidad).

De acuerdo al VI Plan Diocesano de Pastoral en el escenario de la Pastoral Profética el hecho englobante es que existe “superficialidad en los procesos evangelizadores y catequéticos, que no forman discípulos misioneros” por lo que se nos presenta el reto de “ofrecer una formación integral y permanente a los agentes de pastoral”.

CAUSAS

    • Las familias han dejado de educar cristianamente a sus miembros.
    • Desconocimiento de los compromisos de los laicos.
    • No se ha aplicado el proceso de catequesis permanente en la comunidad.
    • Falta mayor compromiso en algunos agentes de pastoral profética.
    • Hay apatía frente a la oferta de la formación integral y permanente.
    • Los laicos que asisten a una preparación especializada a veces no inciden en el trabajo pastoral.

CONSECUENCIAS

    • Ignorancia religiosa en un gran sector de la feligresía.
    • Abandono de la Iglesia y migración a nuevos movimientos religiosos.
    • Indiferencia y/o rechazo hacia la práctica católica de la fe.
    • Crecimiento en la credulidad cayendo en sincretismo o eclecticismo religioso.

TENDENCIAS

    • Divorcio entre fe y vida.
    • Una sociedad sin Dios. 

                        JUZGAR CON LOS CRITERIOS DEL HIJO (marco doctrinal).

Sobre el método seguido por Jesús dicen nuestros obispos latinoamericanos: “El itinerario formativo del seguidor de Jesús hunde sus raíces en la naturaleza dinámica de la persona y en la invitación personal de Jesucristo, que llama a los suyos por su nombre, y éstos lo siguen porque conocen su voz. El Señor despertaba las aspiraciones profundas de sus discípulos y los atraía a sí, llenos de asombro. El seguimiento es fruto de una fascinación que responde al deseo de realización humana, al deseo de vida plena. El discípulo es alguien apasionado por Cristo, a quien reconoce como el maestro que lo conduce y acompaña (DA 277)

El Documento de Aparecida dibuja el itinerario formativo del discípulo misionero como un proceso dinámico que se realiza en cinco momentos o dimensiones, que «se compenetran íntimamente y se alimentan entre sí» (DA 278): el encuentro con Cristo, la conversión, el discipulado, la comunión y la misión.

«c) El Discipulado: la persona madura constantemente en el conocimiento, amor y seguimiento de Jesús Maestro, profundiza en el misterio de su persona, de su ejemplo y de su doctrina. Para este paso, es de fundamental importancia la catequesis permanente y la vida sacramental, que fortalecen la conversión inicial y permiten que los discípulos misioneros puedan perseverar en la vida cristiana y en la misión en medio del mundo que los desafía.» (DA 278)

                        DISCERNIMIENTO PASTORAL

Las prioridades pastorales del VI PLAN DIOCESANO son:

    • El anuncio del kerigma a todos.
    • La formación integral permanente.

OBJETIVO GENERAL DIOCESANO:

«Impulsar la Nueva Evangelización, mediante el anuncio del kerigma a todos y la formación integral permanente, para fortalecer nuestras comunidades eclesiales y nuestro pueblo en Cristo tenga vida.»

OBJETIVO ESPECÍFICO:

Asegurar el proceso de formación integral para los feligreses y agentes de pastoral de la comunidad, impartiendo temas de Biblia, liturgia, mariología, pastoral social, catecismo de la Iglesia y otros, para favorecer a un compromiso mayor de vida cristiana que transforme la sociedad, construyendo el Reino de Dios.

            1ª Línea de acción.

Propiciar el proceso de formación integral para los feligreses y agente de pastoral de la comunidad.

               2ª Línea de acción.

Impartir temas de Biblia, liturgia, mariología, pastoral social, catecismo de la Iglesia y otros a los feligreses y agentes de pastoral de la comunidad.

Actividades Pastorales